precipitado y vuelto a la cornisa

jueves, diciembre 17, 2009

Soledades calculadas


Dice la metáfora, que hay ciertos números primos, como el 11 y el 13, que tienen una clara tendencia a estar juntos pero que nunca van a conseguirlo.

Paolo Giordano, un muchachito italiano al que todos envidiamos, porque como dice Sergio, es talentoso, fachero y exitoso, ha compuesto esta amena novela que, a mi criterio, está muy bien para ser un comienzo, pero tampoco es cosa de otro mundo, convengamos.

La historia arranca desde la infancia de estos dos personajes cuyas vidas siempre van a tender a amalgamarse, con un final que queda claro desde el inicio.

Bajo una prosa amigable y nada ostentosa, la novela avanza ágilmente y atraviesa la adolescencia y juventud de esta pareja signada por un destino poco venebolente, tanto en la abstracción de los hechos, como en forma palpable, porque eventos desafortunados que los mismos sufren en la niñez, lo dejan a él con una compulsión a castigarse y a ella renga.

Hay algunos detalles que parecen poco elaborados, o demasiado estereotipados. Como son la etapa de la escuela donde nos encontramos con los clásicos "nerds" y los odiosos "populares".

Y si la novela ha vendido tanto, si no me equivoco lleva unas veinte ediciones y traducciones a varios idiomas, no es por otro motivo que porque dice muchas cosas que a la gente le gusta escuchar, y porque es amigable y de lectura placentera.

Como digo más arriba, valioso buen comienzo para Paolo. Y si se quieren entretener, elíjanla antes que Dan Brown.

Pero que la siguiente sea un poco más ambiciosa. Con un poco, me voy a conformar.

1 Comments:

Blogger sergio said...

Yo de la novela no sé nada. Sólo sé que ese chico tiene un gran mérito en haberse dedicado a los números (creo que es matemático) y a la literatura, cuando bien podría haber tomado el camino (más vertiginoso) de las pasarelas. Igual, si le gana en las listas de ventas a los mamotretos de Brown, está muy bien.

12:26 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home