precipitado y vuelto a la cornisa

miércoles, agosto 26, 2009

Licenciada, me puede atender ahora?


No soy de mirar mucha tele, pero a veces me engancho con alguna serie. Ahora con esta, Tratame Bien, sin desperdicio. Es una suerte de Armagedón cotidiano. Léase: todas las cosas que uno imagina que pueden pasar, bueno, son pocas. Y cuando uno dice, bue, ya esta, ahora descansan, siguen los kilombos. Un padre (Julio Chávez), una madre (Ceci Roth) y dos hijos. Alrededor, una suegra, una empleada que se roba muchas escenas, y un tío.
Todo se desarrolla con enredos cotidianos, con el plus de los análisis a los que asisten cada uno de los esposo, y luego la terapia de pareja con una analista que hace de las suyas.
El formato es muy similar al de la serie norteamericana In Treatment. Esta será otra treta de Suar?
Pero bueno, no importa si el chueco anduvo mirando por la cerradura, porque durante una hora por semana la van a pasar bárbaro con esta comedia dramática.
Puede ser que el guión no se ajuste perfectamente a lo técnico en las escenas analíticas (cosa que en la serie norteamericana es impecable), pero está bastante cuidado el tema.
Julio Chávez es para destacar. Como la empleada de la casa a la que le van dando más línea a medida que avanza la serie. Y claro, de vez en cuando aparece un actor invitado por dos o tres capítulos, cosa que imprime agilidad.
Fito en la cortina musical hace de las suyas.
Dale una chance, los miércoles si no me equivoco, por el trece. Y si no, te la bajas de internet que tenés 19 capítulos para ver al hilo. Esta última opción es para los ansiosos, como yo.

3 Comments:

Blogger sergio said...

Este post parece dirigido a nuestro amigo Hernán que desde antes del arranque de la serie ya la odiaba. Yo la he visto de tanto en tanto y la verdad pienso lo mismo que ud: tantas cosas le pasan a esta gente? Los actores, coincido, son muy buenos. Merece verse. Tengo incluso un par de amigos que se juntan a verla y discutirla. Sí, es gente que está muy mal de la cabeza.

12:10 p. m.

 
Blogger Gloria said...

Este comentario coincide con el de muchas personas que ven la serie.Lamento no haberla seguido pero gracias por la recomendación

10:04 p. m.

 
Blogger Proyecto María Castaña said...

Yo, amigo Silvio, me volví fan hace unas siete semanas... El otro día que me acosté temprano porque estaba muerta, me puse el despertador a las 23.15 para verla (es mentira que empieza 22.45, ¡¡¡Valientes no acaba nunca!!!)
Me mata Julio Chavez. La gente no lo sabe, pero, puertas adentro, yo, mi vieja, mi hermana somos iguales: cualquier problema nimio, mediano y grande es excusa para subirse a la moto. Yo me río mucho porque me doy cuenta que hay mucha gente que se parece a nosotros. Por supuesto en la calle soy Heidi... Las sesiones de él con Briski son idénticas a las mías, hablo a 1000 km. por hora, me autoanalizo y analizo a los demás como si fuera Freud revivo, salto de un tema a otro, mi psicóloga se ríe de las relaciones que hago y me tira dos o tres puntas para que piense en la semana y cuando me voy sigo tan alterada como siempre.
La Roth está fantástica y eso que no me la banco mucho. Y no hay que olvidarse del sumiso hermano de "José", ese gordito de "Hernán" que está para llevarlo de peluche a la mesa de luz, ¡no puede ser tan bueno!

10:47 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home